Adelgazar sí, pero vuelvo a recuperar el peso.

ADELGAZAR SÍ, PERO VUELVO A RECUPERAR EL PESO.

¿Cuántas veces hemos podido oír una frase parecida? Adelgazar, perder peso y llevar un estilo de vida sano es un proceso en el que intervienen muchos factores y distintos profesionales. Muchas personas que inician una dieta de adelgazamiento acuden a un endocrino o a un dietista, esto en el mejor de los casos. Y desde luego es una decisión llena de lógica, ya que estos profesionales conocen, cada uno en su área, los procesos biológicos implicados y las propiedades nutricionales de los alimentos, entre otros aspectos. Lo que no parece tan claro es que para adelgazar alguien solicite la ayuda de un profesional de la psicología . Sin embargo son muchas las preguntas  a las que la Psicología de la Salud puede dar respuestas: ¿Te ha pasado que has comenzado una dieta y al tiempo la has abandonado? ¿Una vez que has perdido peso al cabo de un tiempo lo has recuperado e incluso incrementado? Eso es porque iniciar una dieta de adelgazamiento es un proceso conductual.

En la mayoría de los cambios que nos proponemos en nuestra vida, mantener una conducta es más complicado que iniciarla. No se trata de falta de voluntad y sí de no haber puesto en marcha las estrategias y los recursos necesarios para consolidarla y que forme parte natural de nosotros. Los profesionales de la psicología utilizamos técnicas para implementar de forma eficaz nuevas conductas, potenciar el autoncontrol y la autorregulación emocional. Tenemos en cuenta el estilo de vida y cómo los distintos comportamientos forman una cadena en la que una cosa nos lleva a la otra. Es decir, las acciones que llevamos a cabo no se dan en el vacío, sino en unas circunstancias, un contexto. Podemos cumplir con los horarios de comidas y con el tipo de alimento a consumir, pero hacerlo de forma que nos resulte muy pesado, sin incentivos, o llevar a cabo a continuación alguna actividad que ponga en riesgo todo lo que hemos avanzado. Imagina que estás en tu tercer día de dieta y quedas con una amiga a tomar café en vuestra pastelería favorita; tu amiga se pide un suculento pedazo de tarta y a ti te quedan dos opciones: tomarte otro y dejar de “sufrir” en ese momento, o no hacerlo sin dejar de apartar la vista del pastel, perdiéndote la conversación y el encuentro con tu amiga. Es posible otra situación en la que vas al cine con tu pareja, sólo quedan entradas en el horario en que sueles cenar y como tienes muchas ganas de ver la película, las compras. Una vez allí, el hambre es tan voraz que te pides unas palomitas. Estos son dos ejemplos que  muestran como el comportamiento forma una secuencia, va encadenado. Quizá esas situaciones han ocurrido sólo una vez y vuelvas a tu dieta, pero si se repiten, es posible que termines abandonándola.

Existen muchos momentos al cabo del día que pueden hacerte “flaquear” y distintos factores como: el tipo de trabajo que tienes, si vives en familia o no, tus aficiones, el dinero del que dispones, los planes de la gente a tu alrededor, etc. Los programas conductuales y/o de modificación de conducta (ver Programas para incrementar conductas y Programas para disminuir conductas) son específicos para cada persona, contemplan todos esos aspectos y potencia todas aquellas fortalezas necesarias para  conseguir tus metas. Si ya tienes una dieta y sabes qué comer, pero no como mantener un nuevo estilo de vida puedes contactar a través del teléfono de la consulta (haz clic) Si por el contrario no tienes muy claro qué comer ni como hacerlo sigue leyendo.

Actualización, marzo de 2019. Si quieres, ahora puedes participar en un programa personalizado que aúna a dos profesionales: una dietista-nutricionista y psicóloga sanitaria. Si interesa puedes pinchar aquí.

Resumiendo:

  • Para que una dieta de adelgazamiento sea eficaz es necesario contar con los profesionales adecuados (en este texto hemos mencionado a varios) entre ellos están los que se dedican al ejercicio físico, cada día más demandados. Ya hace algunos años que se puso de moda la máxima mens sana in corpore sano, y es que una actividad física adecuada, además de ayudarte a adelgazar, también eleva el estado de ánimo. 
  • Es un proceso de largo recorrido, que se compone de pequeños pasos que fortalezca el mantenimiento de los cambios  y alcanzar tus objetivos.
  • No se trata de falta de voluntad, sino de conocernos bien, y saber poner en marcha estrategias eficaces.

En conclusión:

¿Cómo saber si solicitar ayuda psicológica mediante un programa conductual para adelgazar es adecuado para mí?.

  • Si estás pensando en ponerte a dieta.
  • Si para ti la operación bikini comienza  en febrero.
  • Si has comenzado distintas dietas y todas las has abandonado.
  • Conoces lo que tienes que hacer a nivel nutricional, hiciste otras dietas anteriormente y has recuperado el peso.
  • Estas llevando una dieta con un especialista en Endocrinología, nutricionista, un profesional del ejercicio físico, etc.

Os dejo algunos enlaces de publicaciones científicas y entrevistas a profesionales que muestran la importancia de la modificación de la conducta en la alimentación.

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=1189

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=2110

http://www.psicothema.com/pdf/929.pdf

¡Hasta la próxima entrada!