Crianza ¿Cómo resuelvo esto?

CRIANZA ¿Cómo resuelvo esto?

Muchos padres y madres son conscientes de que hay cosas que no van bien en la crianza de sus pequeños y pequeñas. Por ejemplo tienen dificultades a la hora de la comida, de irse a dormir, en la del vestido o el baño. Aparecen problemas en la comunicación y múltiples dudas a la hora de abordarlos que dificultan que se haga de la forma mas saludable.

Entonces, la cotidianidad se complica. Muchas de las situaciones arriba descritas  se convierten en un suplicio y se busca la ayuda de alguien cercano para que ponga remedio a la crisis. Esto supone una solución a corto plazo (funcionado como una especie de parche), pero no va a la raíz del problema. Es como una herida que sutura y se tapa,pero no se cura. Los padres y madres lo saben, o al menos lo intuyen,pero lo van dejando pasar,evitando afrontar abiertamente el problema.

La evitación es un patrón comportamental muy humano y frecuente.Tendemos a evitar aquello que nos causa malestar dando lugar a que se recrudezca y agrande cuando lo dejamos de forma indefinida. Muchas veces lo hacemos con la esperanza de que los tiempos cambien y con ellos las cosas, pero casi siempre eso no pasa. En situaciones así, las cosas cambian si las cambiamos nosotros. No todo está bajo nuestro control, es cierto, diferenciar qué lo está de lo que no, también es una labor terapéutica.

Volviendo a nuestro tema, la crianza en estos casos se vuelve complicada. Se dice que los bebés no vienen con un manual debajo del brazo y padres y madres, de forma general, lo hacen lo mejor que pueden. La vida por otro lado tiene otras tribulaciones lo que lleva a sentirse desbordados y con pasar el día de la mejor manera posible se tiene suficiente. 

Lo más doloroso de todo es que con el pasar de los años lo que antes eran dificultades ahora son problemas que se han instalado en la familia, girando la familia alrededor de ellos. Es entonces cuando la niña que tenía 2 añitos cuando empezaron las complicaciones ahora tiene 10. Lo que quiere decir que llevan 8 años instalados en una lucha diaria que no ha resuelto el problema. Muy al contrario se han ido sumando frustraciones e impotencias que lo han cronificado. Es en ese momento cuando se decide pedir ayuda psicológica.

Si tu situación es esta que se acaba de describir, aún no es tarde, mejor ahora que nunca.

Pero, si tu situación es la de los 2, 3, o 4 añitos, ¿Esperarás unos años más?

Sé que hay personas que leen este blog desde distintos sitios, lejanos a la ciudad en donde está ubicada la consulta. Si este es tu caso, te animo a considerar la posibilidad de buscar un buen profesional de la psicología sanitaria por tu zona. Y digo “te animo” porque mi labor no es decirle a las personas cómo han de actuar (faltaría más). Pero mi obligación ética como miembro de la disciplina que represento sí es hacer divulgación seria y pedagogía sobre cómo dicha disciplina puede mejorar la vida.

Si quieres conocer más sobre la crianza sana te dejo este artículo.

Algunos datos sobre mí.