Estudiar unas oposiciones: Entrenando persistencia

ESTUDIAR UNAS OPOSICIONES.

Sin darnos muchos rodeos: estudiar unas oposiciones es un camino de largo recorrido con un resultado incierto. Siendo así las cosas, muchas estrategias y herramientas han de desplegarse para que ese camino sea lo menos aciago posible y más probable llegar a la meta.

Suena el despertador, son las 7 de la mañana, como casi cada día Sara se levanta se pega una ducha rápida, desayuna y con el café en la mano se dirige a su cuarto de estudio. Allí están los manuales, el temario, su silla, su mesa, sus subrayadores,… Mira lo que tiene programado para ese día. Un nuevo día. Casi idéntico al día anterior. Y allí se encuentra de nuevo en aquella habitación, ella sola. A medida de que va pasando la mañana y encuentra dificultades para concentrarse comienzan a tener lugar los pensamientos “esto es muy difícil, quién me habrá mandado a mí a meterme en esto, no voy a conseguirlo en la vida”. Deja el temario, y comienza a mirar un poco el móvil, su amiga Isa acaba de enviarle un watsap que si salen esa tarde por ahí a caminar un rato.

Es un fenómeno común a la hora de prepararse y estudiar unas oposiciones que las personas comienzan con mucha fuerza y ganas y que a medida que va pasando el tiempo esas ganas y la creencia de que se puede conseguir decaigan. Y es que, al contrario de lo que suele pensarse y decirse, estudiar unas oposiciones no es cuestión de fuerza de voluntad sino de un buen entrenamiento, no sólo de hábito de estudios sino también de hábitos en general, y de un entrenamiento psicológico que te permita el siguiente paso, el afrontamiento del siguiente día, del próximo tema, del simulacro que viene. 

“Hace un día de sol maravilloso, cómo me encantaría estar por ahí toda la tarde”.

“Toda la casa está en silencio, pero hay un ruido que llega de fuera, atronador, de fiesta, estamos en feria. Todo el mundo se está divirtiendo, y yo aquí”

En mi urbanización hay piscina, y cada tarde veo como todos los demás están disfrutando de ella. Yo sin embargo apenas puede estar un rato, y eso por la mañana, si lo hago después de comer me amodorro y ya echo a perder el resto de la tarde.”

Comprometerse con un proyecto de estas características supone un cambio de vida, si es la primera vez que te las preparas, nuevas estrategias si ya lo has hecho otras veces y no han dado resultado, y también de algunas renuncias y esto último tiene sus “riesgos”. Muchas personas cuentan que han dejado de salir con los amigos mientras estaban inmersas en las oposiciones. E incluso llega un momento en el que no apetece hacerlo. Y es que, se pasa tanto tiempo haciendo una actividad en solitario que cuesta trabajo reiniciar los encuentros sociales. “Es que no sé ni de qué hablar cuando estoy con ellos” es una expresión con la que más de una persona que esté leyendo esto puede sentirse identificada.

ESTUDIAR UNAS OPOSICIONES Y El ABANDONO DE LA SALUD.

Si entras en un foro de personas que estudian oposiciones te saldrán afirmaciones como esta: “tengo multitud de pijamas, y ya casi ni ropa de calle’ “como a todas horas” “como lo primero que pillo”  “hay días que no veo la luz del sol”.

Carencias de vitamina D, dolores de espalda, cervicales, oculares son sólo algunos de los problemas que pueden aparecer después de un tiempo dedicado a estudiar exclusivamente. 

Muchos de estos problemas se ignoran repetidamente, dado que no se quiere que nada perturbe e interfiera en los objetivos. Cuando se estudian oposiciones es muy posible que esto se convierta en (casi) lo único que importa, lo único que se divisa en el horizonte

OTRAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE VIAJE.

Si has iniciado este camino es importante optimizar todo, el tiempo, la salud, los hábitos de estudio, el dinero que inviertes. Muchas veces se piensa en un buen temario pero no tanto en la ayuda psicológica para estudiar. Sin embargo esto es clave. Cada vez más preparadores de oposiciones recomiendan este tipo de ayuda de forma externa a la propia preparación y cada vez más opositores solicitan este tipo de ayuda. Un entrenamiento psicológico probabiliza un mejor rendimiento.

Decíamos que el entrenamiento psicológico es clave, dado que en un proyecto a largo plazo de este tipo, aparecen muchas dificultades para mantener los comportamientos eficaces a lo largo del tiempo. Por ejemplo, a medida que se acerca el examen es normal referir un aumento de la ansiedad “estoy con los nervios de punta” suele escucharse. Esta ansiedad es normal y puede ser facilitadora pero también suponer un obstáculo para continuar hasta el final. 

Dos aspectos son necesarios sino esenciales para disponerte a estudiar unas oposiciones y , lo que es más difícil, mantenerte a lo largo del tiempo, llegar al día del examen y más allá,  hasta que salga la nota: La intolerancia a la frustración y la intolerancia  a la incertidumbre.  Estos aspectos se trabajan en el entrenamiento psicológico. Si quieres saber más sobre la intolerancia a la incertidumbre puedes hacer clic en este enlace.

 

¿CÓMO PUEDE AYUDARME EL ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO?

1. Apoyo emocional, llegar al examen en las mejores condiciones, en unas condiciones óptimas.

2. Regulación de las emociones.

3. El trabajo con los pensamientos para que no supongan una barrera.

4. Estudio personalizado de tus circunstancias particulares para poner en marcha hábitos saludables y aumentar la probabilidad de llevarlos a cabo. Es un programa de entrenamiento conductual.

5. Entrenamiento en técnicas de estudio eficaces. 

6. Preparación para los días anteriores del examen. Adquiriendo claridad “mental”.

7. Preparación para el día del examen. 

La duración de este tipo de intervención psicológica, siempre, al igual que con el resto de servicios, es personalizada. El número de sesiones depende de tus objetivos, de los objetivos del propio entrenamiento y de tus necesidades y circunstancias. Puedes ponerte en contacto para informarte haciendo clic aquí

Si conoces a alguna persona que está estudiando oposiciones puedes hacerle llegar este artículo, haciendo corta y pega arriba.

 

 La preciosa imagen que da entrada a este artículo pertenece a Jonny Lindner en Pixabay