Psicóloga Esperanza en Mérida

PSICÓLOGA ESPERANZA EN MÉRIDA

Psicóloga Esperanza en Mérida (Badajoz).

Abierto durante los meses de julio y agosto.

En horario de mañana y tarde:

Fue en el Instituto cuando decidí estudiar Psicología. Entonces, un día solicité una cita con el psicólogo que trabajaba en el centro y le planteé todas las dudas que me surgían al respecto. 

Por aquel tiempo se ofertaba una asignatura cuyo nombre era ese, Psicología. Cuando la cursé, la decisión de estudiar esta carrera se reforzó. Definitivamente me dedicaría a esa disciplina. 

Después llegas a la carrera y te das cuenta, como sabrán bien todos mis compañeros y compañeras, que no es como te la habías imaginado. De hecho es mucho más. Empiezas a estudiar estadística, mucha biología (psicobiología, fisiología de la conducta, psiconeuroendocrinología) farmacología, neuropsicología, etc. Más, evidentemente, las asignaturas del área de psicología clínica y terapias. Pero esto era más esperable. 

“El psicólogo que sólo sabe psicología, ni psicología sabe”.

José Luis Pinillos

Sin embargo, quizá el deseo de estudiar esta carrera estuvo en mí mucho antes. Siempre me gustó escuchar historias. Las que me contaba mi abuela, las que escuchaba en casa. El siguiente paso fue leer, leer mucho. La literatura y la afición al cine te adentra en otras vidas que no son la tuya. Te facilita ver otra perspectiva de las cosas, de las situaciones. Esas pasiones continúan hoy, me ayudan en mi profesión, pero como explicaré más abajo, ni mucho menos son suficientes.

Psicóloga Esperanza, en Mérida, Badajoz, es experta-especialista en Terapias de Tercera Generación. Sin embargo, la persona experta en tu vida eres tú. Si juntamos ambas especialidades es más fácil que el resultado sea hermoso. Porque ninguna sería posible sin la otra.

Muchas personas me lo habrán escuchado decir: la psicología es un viaje, y cuando lo inicias la vida tal y como la veías ya no vuelve a ser la misma.

Por tercero o cuarto de carrera oía a las amigas decir “Esperanza te sabe escuchar, ofrece un punto de vista diferente a lo que te ocurre”,  o lo que hacía la complicidad, presentarme a otras personas como “Esta es Esperanza, mi amiga y psicóloga particular”. También, cuando después de escuchar a una persona le trasladabas tu opinión y te respondía  “como se nota que eres psicóloga”. Pero no, aún no era psicóloga. 

Y había algo de lo que fui dándome mucha cuenta a lo largo de la carrera: con saber escuchar no era suficiente, con saber decir tampoco. Con tus propias experiencias de vida tampoco. Todo esto es necesario, pero la psicología es una ciencia. Hay que formarse y practicar. 

Ya durante la licenciatura comenzaron a complicarse las cosas, y el futuro, para los estudiantes de Psicología, sobre las competencias o no que podríamos desarrollar. Hubo una huelga. Nos encerramos toda una noche en la Facultad de Psicología. Fuimos a Madrid. La prensa lo titulaba “Los psicólogos se manifiestan por su futuro”.

Psicóloga Esperanza en Mérida, es una consulta con registro sanitario. La psicología que ayuda a las personas a tener y mejorar su salud psicológica tiene que ser sanitaria. Exige que la profesional que busques sea sanitaria, o tenga la habilitación sanitaria, y el centro en el que desarrolla su actividad esté también acreditado como sanitario. Es un derecho que tienes.

Desde entonces ha llovido mucho en este sentido. En la actualidad para poder ayudar a las personas en aspectos vinculados a su salud psicológica necesitas contar, además de la licenciatura o el grado, con el Máster en Psicología General Sanitaria, no es válido ningún otro a este respecto. Excepciones a este requisito son los profesionales que obtuvieron una habilitación sanitaria, antes de la puesta en marcha del mencionado máster, o, por supuesto, los profesionales especialistas en psicología clínica. 

LAS TERAPIAS DE TERCERA GENERACIÓN Y PSICÓLOGA ESPERANZA EN MÉRIDA

Elegí para estudiar, sin saberlo, una Universidad pionera y referente en las Terapias de Tercera Generación (también llamadas Terapias Contextuales). Un curso, un grupo de amigas compañeros y yo nos trasladamos a un importante Congreso sobre Psicología Clínica en otra cuidad,  Como ponente participaba una muy reconocida doctora en Psicología e investigadora en anorexia nerviosa. Esta era un área que a mí me interesaba mucho y después de su ponencia me acerqué a saludarla. Ella fue muy amable, y en un momento dado de la conversación me preguntó por mi Universidad de origen. Cuando le respondí ella añadió “se están haciendo muchas cosas allí interesantes e innovadoras, de mano de la profesora Luciano y su equipo”. Sorprendida y contenta les conté a mis amigos esto. Se sumó que uno de nuestros profesores ofreció una conferencia, sobre la Terapia de Aceptación y Compromiso. El éxito fue unánime. Eso si que no me extraño. Este profesor, fue es y será uno de los mejores que he tenido a lo largo de toda mi trayectoria.

La primera terapia de tercera generación, posiblemente la más paradigmática de ellas, que estudiamos fue la Terapia de Aceptación y Compromiso. Me cautivó esta forma de hacer terapia ¿Y sabéis por qué? Por cómo concibe a la persona, no como un mecanismo roto o defectuoso  que hay que arreglar sino como lo que es: una persona, en una situación problemática, en la que están fallando las estrategias y herramientas que la persona utiliza,  o también las circunstancias,  pero no la persona en sí misa. Está terapia, junto con otras en las que me especialicé posteriormente pone en el centro a la persona y sus problemas, validando, es decir dando valor, a lo que piensa y siente. 

El dolor de las personas me merece mucho respeto. Y este respeto no puede ser sólo una pose. Ese respeto tiene que traducirse en hechos: lo primero y lo segundo y lo tercero es formarte muchísimo, hacer las cosas con arreglo a la ley. Y también que nadie puede ayudar siempre y ser el mejor profesional en todo, eso no es verdad. Y hay que ser profesionales honestos. Si, en un momento dado, se detecta que la persona que ha pedido nuestra ayuda tiene necesidad de otro profesional, se le hace saber y se le pondrá en ese camino: por ejemplo cuando mediante la evaluación se detecten indicadores de intervención por parte de un profesional de la Neurología ( esto último sólo ha modo de ejemplo, pudiendo tener lugar múltiples casuísticas que excederían el tamaño de este artículo). 

 

Psicóloga Esperanza en Mérida, es psicóloga sanitaria vía máster y Especialista en Terapias de Tercera Generación. Si necesitas ayuda psicológica estás en el derecho de preguntar la formación y las acreditaciones que tiene un profesional en concreto. Como profesionales estamos obligados a responder con honestidad.

LOS SERVICIOS DE PSICÓLOGA ESPERANZA EN MÉRIDA, BADAJOZ.

Y cuánto más te adentras en esta disciplina más eres consciente de lo que te queda por saber. Después de mi primer trabajo, sólo con la licenciatura, pude comprobarlo de forma directa. Y entonces comencé mi primer máster de Neurociencia y Neuropsicología en la Universidad de Granada. Ese fue el primero. Obtuve el tercero a principios de 2017. Ese último es, en la actualidad, un requisito indispensable para intervenir en problemas psicológicos. Y todo esto lo llevé a acabo intercalando experiencias laborales con formación especializada.

Si me hubiera quedado con lo que aprendí en la carrera, o realizando algún que otro curso después, mi formación y experiencia estarían muy incompletas. Y si esto es así, la ayuda que pudiera haber proporcionado a otras personas también lo estaría. Formarte, hacer másteres, posgrados y especialidades te enseña a saber, pero también a darte cuenta de lo que no sabes, lo que te obliga a formarte aún más.  Puede que de haberme conducido así hubiese continuado trabajando y es muy probable que lo hubiese hecho cometiendo los mismos errores desde el principio. Porque es muy importante que otros profesionales expertos te evalúen, supervisen tu trabajo, y te desenvuelvas en distintos entornos de salud, desde hospitales hasta unidades de atención psicológica. 

Los servicios que se ofrecen desde la consulta están en consonancia con esos posgrados, másteres y especializaciones. No obstante, por cuestiones de espacio no es posible listar todos los aspectos en los que puede ayudarte la psicología sanitaria. Por favor, si tienes dudas, puedes mirar el resto del blog o solicitar información a través de contacto.

 

Puedes conocer más sobre Psicóloga Esperanza en Mérida haciendo clic en sobre mí.

Si te interesa conocer más sobre en qué consiste un centro sanitario de psicología puedes leer el artículo Centro-gabinete de psicología en Mérida Badajoz

 

Imagen de Lee_seonghak en Pixabay