Otros problemas psicológicos y/o conductuales.

Se engloban aquí diferentes tipos de problemas y/o circunstancias que te causan dolor y no aparezcan de forma específica en ninguno de los demás apartados.

ACOSO

Las consecuencias emocionales y conductuales de una situación continuada de acoso son dramáticas para la persona que la sufre. Una vez se ha instaurado ese patrón, por ejemplo en el centro de trabajo, se sitúa a la víctima en una posición de indefensión ante lo que está ocurriendo. Varios son los procesos que desencadenan esa indefensión:

1) Aislamiento: Aislar a la persona víctima de acoso propicia debilitar su capacidad de acción al mismo tiempo que propicia que las conductas acosadoras se sigan manteniendo, por ejemplo ante el silencio o la connivencia del resto de compañeros.

2) Miedo: Ante la no percepción de los límites en las conductas de acoso de quienes lo ejecutan.

3) Fenómeno de luz de gas, que tiene como objetivo hacer dudar a la víctima de sus propios juicios y claridad mental.

ASERTIVIDAD

SI

– Te cuesta negarte ante una petición de los demás que no te convence.

– Pones por delante los sentimientos de los demás a los tuyos.

– Sientes que si no eres como los otros esperan de ti, el resultado será doloroso.

Entonces, no tengo que decirte el dolor y las insatisfacciones que este proceder ha llevado a tu vida.

FOMENTO DE LA PROPIA ESTIMA.

Muchas de las personas que acuden a consulta o talleres terapéuticos se quejan de tener baja la autoestima. Algunas mantienen una lucha constante con ella y hacen todos los ejercicios recomendados pero aún así esa sensación de inferioridad se encuentra en su interior apareciendo en las más variadas situaciones. Por ejemplo cuando se escucha hablar a alguien y se piensa “yo no hablo tan bien como esta persona y por ello soy más insignificante”, o cuando saludas a otra por la calle e inmediatamente llega a tu mente el pensamiento “que guapa está y yo con los pelos tan feos que tengo, y además estoy más gorda”, ocurre que llegas a casa, te miras en el espejo y efectivamente ahí está tu imagen, confirmándote lo del cabello y el peso.

Las últimas investigaciones muestran que hay un concepto aún más potente terapéuticamente hablando que el de autoestima y es el de autocompasión ¿Lo has oído antes? ¿No? Pues aquí te dejo unos artículos sobre ella. (PINCHA AQUÍ Y AQUÍ).

Problemas psicológicos en adultos