Tristeza infinita: la pena que no cesa

TRISTEZA INFINITA

¡Qué tristeza tan seria me da sombra!

Niños buenos del prado,

cómo recuerda dulce el corazón

los días ya lejanos…

¿Quién será la que corta los claveles y las rosas de mayo?

Federico García Lorca