Aprender a vivir con el pasado, con las decisiones tomadas y con las no concluidas.

A veces una situación vivida en el pasado vuelve una y otra vez a nuestro presente como si estuviese ocurriendo en ese momento. Sentimos que no somos capaces de dejar el pasado atrás y la vida mientras va pasando, si se permite la redundancia. Ocurre así porque, de alguna manera, ese asunto aún no está cerrado, al menos emocional o psicológicamente. ¿Hasta cuándo?

“Vivir” con la mirada vuelta hacia lo vivido puede acabar generando diferentes dificultades en el presente, y al mismo tiempo, sentimientos continuos de reproches y pérdida de oportunidades.

Hay una historia, del Génesis, que define vivir de esta forma, cuando la mujer Lot, se convirtió en estatua de sal porque no resistió la indicación de no darse la vuelta para mirar atrás. No te vas a convertir en una estatua de sal por pensar frecuentemente en el pasado. Sin embargo esta historia refleja el hecho de cómo estar en la vida de esta forma, puede paralizar el presente.  

No obstante, como tantas veces, no basta con darse cuenta de que se está viviendo así si no se sabe cómo cambiar las cosas para comenzar a centrarte más en el presente. Saber que se tiene un problema es diferente a saber cómo solucionarlo. 

TERAPIA ONLINE.

Ahora es posible la realización de terapia online a través de una plataforma segura. Si te sientas atrapada por este tipo de circunstancias puedes solicitar esta opción de telepsicología para comenzar a cambiar las cosas. Si quieres obtener más información dirígete a la pestaña “blog” en la parte superior de esta página, ahí encontrarás información más extensa sobre en qué consiste la terapia online. 

También puedes contactar directamente a través del teléfono y/o el correo de la consulta.

Vivir con el pasado