Problemas de Conducta.

Los problemas de conducta hacen referencia a todas aquellas situaciones en las que el comportamiento del infante interfiere en la vida cotidiana de la familia y del adecuado desarrollo del niño.

Es normal que los hijos manifiesten pequeñas desobediencias, quejas y llantos a la hora de seguir instrucciones de los adultos ya sean madres, padres, profesores u otras figuras cuidadoras. El problema reside en cuando esas conductas, por su frecuencia, duración e intensidad impiden el adecuado cumplimiento de sus tareas y/o causen malestar en su entorno generando impotencia en  las intervenciones de los progenitores.

Entre los problemas de conducta podemos citar como ejemplos las rabietas, desobediencias recurrentes y conductas disruptivas (golpear, romper objetos, dar patadas, etc).

Todos los problemas de conducta objeto de intervención están enmarcados en el paradigma de Crianza Sana, que tiene en cuenta el desarrollo evolutivo, el respeto a la persona del niño o niña. Si quieres saber más sobre crianza sana puedes hacerlo a través de este enlace leer más.

Problemas de Conducta.