CRIANZA SANA: Características.

CRIANZA SANA.

   “El amor es hacia el ser y la disciplina hacia el hacer: primero el ser, luego el hacer”
S. León

La crianza sana es aquella que, considerando el desarrollo evolutivo en la infancia, tiene como objetivos fomentar el bienestar y el comportamiento saludable en madres, padres, niñas y niños, mediante la socialización; la intervención sobre posibles barreras e interferencias presentes y la prevención de diferentes problemáticas emocionales y psicológicas futuras. En este sentido la crianza sana supone un reto, no un inconveniente.

*Antes de proseguir en la lectura de este artículo se aclara que, por motivos descriptivos y para facilitar su lectura, se utilizará el femenino y masculino (niñas/niños/padres/madres) de forma indistinta. 

Características:

1) Es consciente. Es decir no actúa al azar y sin un camino o dirección. Además pretende centrar la vida en el “aquí y ahora”.

2) Proporciona tranquilidad: Tanto a las personas responsables de la crianza como a los infantes. De este modo facilita espacios de calma y escucha.

3) Muestra respeto por la persona del niño, por sus opiniones, deseos y emociones.

4) Es armoniosa en toda la extensión de la palabra, fomenta espacios armónicos y no es forzada.

5) Es una crianza fundamentalmente amorosa, promoviendo el amor incondicional y la aceptación.

6) Presta suma importancia al juego. El juego en la infancia tiene un papel insustituible en la socialización, el bienestar emocional y la inteligencia. 

7) Establece rutinas y horarios: Este aspecto reviste mucha importancia. En la infancia es necesario promover sentimientos de seguridad también a través de rutinas. Dichas rutinas ayudan a configurar el paso del tiempo (el día, la semana, etc,) en definitiva el reloj vital. Por poner un ejemplo, frecuentemente se oye a alguna pequeña hablar de “ayer” cuando en realidad a lo que está haciendo referencia ocurrió esa misma mañana.

8) Potencia momentos de encuentro,complicidades y risas. Mediante el juego, pero no sólo a través del juego. Cualquier momento puede ser idóneo para que constituya un encuentro con tu hijo: el momento del baño, de la comida y la hora de irse a dormir. Sí también en estas situaciones que a veces se vuelven problemáticas. 

9) Promueve un vínculo de apego seguro que viene a significar una mejor salud emocional.

10) Establece límites. Al igual que con las rutinas, los límites son imprescindibles para una socialización y desarrollo evolutivo sano. Muchas veces los niños muestran conductas “retadoras” que necesitan de una intervención firme. La firmeza en este contexto está relacionada con el respeto, no con la coacción ni el miedo.

11) No es juzgadora con madres, padres y cuidadores. Al contrario entiende que lo que hacen estas figuras es procurar un ajuste entre las demandas y necesidades de los pequeños y la adaptación a un medio que es novedoso para ellos.

12) Se basa en conocimientos: La crianza sana tiene sus bases en la psicología basada en la evidencia y la experiencia de muchos y variados saberes educativos y filosóficos. También, y no menos importante, en investigaciones realizadas en la vida adulta que han detectado que problemas en ese momento vital tienen su origen en modos de crianza y de regulación emocional patológicos. 

11) Aplica regulación emocional: Primero ha de enseñarse la regulación emocional para que posteriormente, se vaya configurando un sistema de autorregulación. Algunos de los hitos importantes de la regulación emocional son:

– El contacto con las propias emociones.

– La validación de esas emociones.

– Su etiquetaje: Es decir, saber ponerle nombres y describirlas.

– El reconocimiento emocional.

A mamás y papás frecuentemente les preocupa las rabietas y las negativas. Es normal. A veces se tiene la sensación de que “se escapa de las manos”. En las intervenciones terapéuticas que se llevan a cabo en Psicología Sanitaria Esperanza, tanto en consulta como en talleres, se trabaja con este aspecto, sin olvidar que la atención emocional es otra cara de la misma moneda. De hecho, en ocasiones, incidiendo en la regulación emocional los problemas conductuales disminuyen, sin necesidad de una intervención directa sobre ellos. La clave sobre las acciones a desarrollar nos la proporcionan la evaluación y el contacto con las familias. 

A partir de septiembre se pondrán en marcha nuevas ediciones de este taller.

Si te surgen dudas al leer este artículo puedes escribir a hola@psicologaesperanza.es

Psicología Sanitaria Esperanza tiene disponible una promoción de descuento que puedes consultar aquí.

¡Hasta la próxima entrada!